Conoce los beneficios de la maternidad

maternidad
maternidad

Al final del día es algo que muchas mujeres adoran… ¿por qué será?

Ver más: Señales de alerta de tu salud mental

Mucho se ha comentado sobre las dificultades de tener un nuevo bebé. Tu vida común y ordinaria cambia por completo; no hay sueño, hay fluidos por todos lados y estás estresada las 24 horas del día. Sí, tener un bebé es difícil… pero también tiene sus privilegios. Por ejemplo, hay felicidad, amor intenso y una profunda conexión. Pero en este artículo no hablamos sobre eso, hablamos sobre las excusas que la maternidad puede ofrecernos porque sí, vaya que nos las merecemos.

  • No tienes que recordar nada: Tienes cerebro de mamá en estos momentos, así que nadie espera a que recuerdes todo lo que te dicen. Puedes sentirte libre de usar esta excusa y olvidar los cumpleaños, aniversarios y felicitaciones de familiares y amigos.
  • Puedes verte mal, pero mal mal: Y para verte mal no tienes que quedarte dentro de casa. Tienes permitido salir de tu hogar con los mismos leggings, la misma cola de caballo grasosa, la misma blusa manchada de leche y los mismos ojos cansados, sin importar el lugar. Es más, hasta las mamás en el supermercado te verán e intentarán ayudarte.

  • No tienes que cocinar: Estás manteniendo viva a una persona y, en la mayoría de los casos: por tu cuenta. Así que puedes decirle adiós a picar cebolla, moler aguacate y freír carne. Si tú te estás haciendo cargo del bebé, que los demás hagan lo demás.
  • Puedes llegar tarde a cualquier lugar: Claro, puedes llegar tarde a cualquier lugar incluso si no tienes un bebé, pero gracias a tu nueva maternidad, nadie te podrá decir nada al respecto. Ser responsable de un pequeño ser humano es la excusa perfecta para no asistir a ningún evento o simplemente llegar tarde.
  • Eres dueña del control remoto: En el poco tiempo que tendrás libre, serás una reina. Posiblemente te termines durmiendo en el sillón, pero si pides un programa de televisión o una película, nadie podrá negártela.
  • Las siestas están justificadas: ¿Ya fue suficiente con las visitas? ¡No hay problema! Sólo bosteza, pide permiso y vete a dormir a tu cuarto. Nadie saldrá ofendido, al contrario, te apoyarán por completo.

Foto: Archivo Eme de Mujer


Más de Silvia Sánchez

Lo que debes saber sobre los ácaros

Conoce mas sobre estos pequeños bichos
Leer más