Revitaliza los pasillos de entrada


Para dar una cálida sensación de bienvenida es importante contar con una buena iluminación

Ver más: 10 ideas creativas de organizar tu oficina

Ideas para crear tus propias viñetas decorativas

Los pasillos de entrada son lo primero que se ve al cruzar la puerta de una casa o apartamento; sin embargo, muchas veces decorarlos se convierte en todo un desafío, en particular si se trata de un espacio reducido en el que tiendes a acumular zapatos, bolsas y toda clase de objetos. A continuación, te damos una serie de consejos útiles para darles nueva vida y ese necesario toque de estilo:

Una capa de pintura. Si los corredores van en línea recta hacia la sala o la terraza, opta por pintar el arco estructural o instala algunas molduras en el dintel y como rodapiés. Busca el contraste con diferentes tonos y, como acento final, coloca un vistoso ramo de flores en la parte de atrás, así jugarás con la perspectiva.

houseandgarden.co.uk
houseandgarden.co.uk

Efecto multiplicador. ¿Quieres maximizar los pocos metros cuadrados del pasillo? Solo tendrás que situar un espejo en uno de los laterales, teniendo cuidando las dimensiones y formas. Para hacer de ésta un área funcional, integra una mesa alta o un par de repisas para dejar tus llaves, libros y demás.

homedit.com
homedit.com

Rincón artístico. Siempre nos quejamos del poco espacio que nos queda en casa ¿cierto? Entonces por qué no aprovechas los pasillos de entrada para desplegar esas fotos y cuadros que están guardados. Otra idea sencilla -y muy apropiada si tienes niños- es crear un diseño original con percheros o herrajes vintage anclados a la pared.


houzz.com
houzz.com

Tips Eme:

  • Las alfombras ayudan a delimitar la zona de tránsito y a proteger los suelos de parqué y cerámica de mosaicos.
  • Al momento de seleccionar una lámpara, sé algo atrevida y busca desde una araña con lágrimas de vidrio hasta una pieza industrial.
  • Recuerda que en los pasillos de entrada recibes a tus invitados, por lo que no está de más que le pongas algo de cariño.

Por: María Gabriela Cartaya