10 mitos y realidades del ejercicio con pesas


El entrenamiento con pesas ofrece múltiples beneficios al organismo, sin embargo, el desconocimiento que aún existe alrededor de él sigue generando dudas acerca de su práctica.
Jorge Rivera Ortega, entrenador personal explica lo que sí y lo que no es verdad a la hora de entrenar con peso, ya que este entrenamiento sigue rodeado de mitos.

Ver más: Mitos del sexo que debemos dejar de creer

1. Las mujeres se vuelven musculosas.
Falso. El factor más importante para el aumento de la masa muscular es la producción de testosterona. En comparación con los hombres, las mujeres producen esta hormona en menores cantidades, así que genéticamente no es posible que obtengan un volumen muscular igual al del sexo masculino. Por el contrario, un entrenamiento adecuado de fuerza en mujeres tonifica los músculos y define la figura.

2. Si haces ejercicio, no importa lo que comas.
Falso. La alimentación es sumamente importante para obtener resultados óptimos con el entrenamiento.
No tiene sentido seguir una rutina de pesas si no se complementa con una dieta nutritiva.

3. El entrenamiento con pesas engorda.
Falso. Aunque la báscula no cambie mucho o marque algún número más elevado no significa que hayas subido de talla. El objetivo general del entrenamiento con pesas es mejorar la composición corporal, aumentando el tejido muscular y reduciendo el graso.

4. Las pesas dañan las articulaciones.
Falso. Existen diversos métodos para entrenar con cargas óptimas sin lesionar articulaciones, ni provocar desgarres musculares. Cuando se realiza una rutina segura y adecuada se mejora la resistencia de los ligamentos que mantienen las estructuras articulares, disminuyendo así el riesgo de lesiones.

5. Entre más carga, más volumen muscular.
Falso. Aumentar las cargas de peso no significa obtener un incremento de masa muscular. Para obtener un cuerpo voluminoso es necesario seguir un proceso completo de alimentación, descanso y suplementos adecuados.


6. A mayor entrenamiento, mejores resultados.
Falso. Entrenar diariamente y repetir grupos musculares puede provocar, especialmente al inicio, una sobrecarga que evita que los músculos se recuperen de manera adecuada y se obtengan buenos resultados.

7. Las pesas ayudan a reducir porcentaje de grasa.
Verdadero. El entrenamiento de fuerza contribuye a quemar calorías y proteger el tejido muscular. Levantar pesas aumenta el gasto calórico, ya que después de cada entrenamiento los músculos necesitan energía para reparar sus fibras.

8. La rutina se inicia con calma.
Verdadero. El entrenamiento debe hacerse de manera escalonada para que funcione. Es importante llevar un control de la carga y respetar los límites del cuerpo para no sobrecargarlo en la primera sesión. Uno de los principios es tomar las rutinas con calma, de lo contrario, puedes lesionarte.

9. La suplementación es buena.
Verdadero. Una suplementación correcta indicada por un experto favorece el desempeño físico y mejora los resultados. Sin embargo, también es importante tener una alimentación nutritiva, descanso y una rutina de ejercicio monitoreada para un entrenamiento óptimo.

10. Los huesos se fortalecen.
Verdadero. La actividad física de resistencia favorece la densidad ósea, ya que la contracción de los músculos fortalece los huesos y evita riesgos de lesiones y fracturas.

Escrito por
Más de Diana García