Los mitos del consumo de grasa


La gente está muy confundida con respecto a las grasas, y es completamente entendible hasta cierto nivel. Después de todo, hasta hace unos años, la grasa era el enemigo principal del mundo… pero ahora sabemos que en realidad es parte fundamental de una dieta saludable.

Ver más: Dile adiós a la grasa abdominal

En algún punto, seguramente escuchaste mitos y malentendidos de las grasas… y aunque ya existe mucha información por ahí, es probable que no sepas todo lo hay que saber al respecto.

Comer cualquier cantidad de grasa te hará subir de peso

Claro, si comes muchísimas grasas, vas a terminar subiendo de peso. Pero si cuidas el consumo de grasas… hasta podrías bajar. Gracias a que la grasa tiene 9 calorías por gramo, hay que tener más cuidado con ella.

Para evitar el aumento de peso, asegúrate de consumir grasas en cantidades apropiadas dentro del contexto del consumo calórico diario. Lo ideal es consumir menos del 10% de calorías al día de grasas saturadas.

La grasa no tiene propósito


No, de hecho necesitas cierta cantidad de grasas para soportar las funciones cerebrales y corporales. Junto con otras cosas, tu cuerpo necesita grasas para producir hormonas, controlar las células y hasta regular tu temperatura corporal. También son la clave de un cabello, piel y uñas saludables.

Es mala para ti

Como los carbohidratos, existen grasas de alta y baja calidad. Las grasas de baja calidad, como los carbohidratos de baja calidad, no son buenos para tu salud, pues usualmente están dentro de los alimentos procesados. Los alimentos con buenas grasas incluyen: salmón, nueces y semillas.

Las grasas de alta calidad suben tu colesterol

Aunque las grasas saturadas están ligadas a un incremento de colesterol, otro tipo de grasas, como los ácidos grasos poli-insaturados, que se encuentran en girasoles, soja, semillas de calabaza, sésamo, salmón, atún y nueces, han demostrado disminuir significativamente los niveles de colesterol.

Sólo existe un tipo de grasa

Todas las grasas tienden a ser consideradas “grasas”… pero en realidad cada una tiene su chiste. En realidad son diferentes. Las grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas son saludables para el corazón y el cuerpo las quema fácilmente, mientras que las grasas saturadas y las trans se almacenan más fácilmente como grasa corporal.

Las grasas saturadas se encuentran en mayores cantidades en aceite de coco, de palma, mantequilla y grasa de ternera. También se puede encontrar en cerdo y grasas de pollo. Mientras tanto, las grasas trans se encuentran principalmente en aceites vegetales parcialmente hidrogenados y en grasas animales.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Más de Silvia Sánchez

Lo que debes saber sobre los ácaros

Conoce mas sobre estos pequeños bichos
Leer más