De mangas muy largas


Recuerda a las siluetas femeninas con tiras anudadas en los brazos que aparecen en algunos frescos de la antigua Grecia y Roma.
Ya Enrique Iglesias en su precoz debut se hizo famoso por usar suéteres que tenían prácticamente el doble de extensión en las extremidades, y hoy parece que esta “anormalidad” es algo chic, pues algunos de los diseñadores más famosos del momento han apostado por ella.
Así, la siempre ecológica y vanguardista Stella McCartney aplicó esta tendencia a sus vestidos con estampados florales y colores vivos, mientras la firma Vetements propone chamarras acolchadas, algunas en piel y con mangas ultra largas, casi emulando al temible Yeti.
Es una moda poco práctica, sobre todo para climas no tan fríos; además, hay que enrollar las prendas para escribir, comer o simplemente manipular el celular.
A pesar de esto, casas tan reconocidas como Céline han lanzado blusas de punto con grandes campanas trabajadas en raso y satín, acompañadas de pantalones estampados.

Ver más: El estampado Gingham se torna veraniego

Escrito por
Más de Diana García